En un espectacular giro político, los iraníes han elegido al reformista Masoud Pezeshkian como noveno presidente, lo que ha despertado la curiosidad sobre posibles cambios en la política exterior del Irán post-Raisi, orientado hacia el Este.

Diario La Humanidad – Información de Primera

El 5 de julio concluyó la carrera por el máximo cargo político de Irán: el cardiocirujano y reformista Masoud Pezeshkian se convirtió en el 9º presidente del país tras una segunda vuelta electoral contra su rival conservador Saeed Jalili.

El Ministerio del Interior iraní informó de que 30.530.157 iraníes votaron en las elecciones, lo que supone una participación del 49,8% de los electores. Pezeshkian obtuvo 16.384.403, mientras que Jalili recibió 13.538.179 votos.

Cabe destacar que el 53,6 por ciento de los votos de Pezeshkian le convierte en el segundo presidente con menor porcentaje de votos, tras su compatriota reformista Hassan Rouhani, que ganó en 2013 con sólo el 50,7 por ciento.

Un reformista defendido por las minorías

Pezeshkian representa al Frente Reformista de Irán, un movimiento político que nació en 1997 con la presidencia de Mohammad Jatamí. También cuenta con el apoyo de la facción moderada encabezada por el ex presidente Rouhani.

A pesar de su popularidad a finales de la década de 1990 y principios de la de 2000, los reformistas nunca repitieron sus victorias en los comicios de 1997, 1998 y 2001, convirtiéndose en minoría política en las dos décadas siguientes. Los 16,3 millones de votos de Pezeshkian, menos que los 20 millones de Jatamí en 2001, le sitúan en una posición precaria, sobre todo porque debe su victoria a las minorías étnicas y religiosas de Irán.

Pezeshkian, cuyos padres iraníes son de etnia azerí y kurda, no es el primer presidente ni de la mayoría étnica farsi del país ni de las provincias industriales de habla farsi del centro de Irán.

Su ventaja electoral se vio reforzada por la movilización de turcos o azeríes de etnia iraní en las provincias noroccidentales de Azerbaiyán Oriental, Azerbaiyán Occidental, Zanjan y Ardebil. El presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha calificado al presidente electo de “turco” y ha expresado su esperanza de que sus raíces étnicas y su dominio de la lengua turca refuercen los lazos entre Irán y Turquía.

Una tendencia similar se observó en las provincias de Sistán-Baluchistán, Golestán y Kurdistán, habitadas mayoritariamente por suníes, en las que su origen materno kurdo le situó a la cabeza en las provincias kurdas de Ilam y Kermanshah.

En contraste con estas regiones que favorecieron a Pezeshkian, provincias como Isfahan, Qom y varias provincias del sur prefirieron a Jalili. El líder supremo Ali Jamenei y el difunto ex presidente Ebrahim Raisi nacieron y se criaron en Jorasán; Rouhani y el principalista Mahmud Ahmadineyad procedían de Semnan, y Jatamí de Yazd. El difunto Presidente Akbar Hashemi Rafsanjani nació en Kerman.

Transición y formación del gabinete

Irán lleva más de siete semanas sin presidente desde el fallecimiento de Raisi, y el vicepresidente Mohammad Mokhber ha estado administrando el gobierno, tarea que probablemente continuará durante al menos cuatro semanas más.

Pezeshkian sigue siendo legislador parlamentario y debe renunciar a su escaño con la aprobación del Majlis antes de jurar su cargo. Está previsto que el Parlamento iraní debata la dimisión a finales de julio y, si se aprueba, Pezeshkian jurará su cargo ante el Majlis y recibirá su mandato de cuatro años del ayatolá Jamenei.

Sólo entonces presidirá el gabinete de Raisi mientras presenta su propia alineación de gabinete para un voto de confianza, y se espera que el nuevo gobierno tome el timón en septiembre.

Entre sus primeras tareas, el presidente iraní debe reunir un equipo de 40 funcionarios clave, incluidos 19 ministros, un vicepresidente y 11 vicepresidentes, que cubran áreas como Asuntos de la Mujer y la Familia, Asuntos Administrativos, la Organización de Energía Atómica y la Organización de Presupuesto y Planificación.

Además, el presidente debe nombrar un jefe de gabinete, un jefe de la oficina presidencial, un portavoz, un secretario y varios ayudantes.

La Constitución iraní exige la aprobación del Líder Supremo para cuatro ministros fundamentales: Defensa, Inteligencia, Interior y Asuntos Exteriores. Sin embargo, los presidentes suelen tener en cuenta la opinión del líder para otros ministerios, como Educación, Cultura y Orientación Islámica, y Ciencia, Investigación y Tecnología.

Las mujeres en la administración Pezeshkian

En los círculos políticos iraníes se dice que los ayatolás de alto rango de la ciudad santa de Qom son el principal obstáculo para que las mujeres ocupen cargos ministeriales.

Sin embargo, desafiando la tendencia, el ex presidente Ahmadineyad nombró a varias mujeres diputadas e incluso seleccionó a una ministra. En 2009, la ginecóloga Dra. Marzieyh Vahid-Dastjerdi se convirtió en la primera mujer tras la revolución en dirigir un ministerio. Sin embargo, desavenencias con Ahmadineyad provocaron su destitución tres años después.

Su sucesor, el reformista Rouhani, no nombró a ninguna ministra. En su lugar, seleccionó a dos adjuntas para Asuntos de la Familia y la Mujer, una adjunta para Asuntos Jurídicos y una tercera mujer como ayudante para los derechos de ciudadanía.

Raisi tampoco nombró a ninguna ministra durante su corta presidencia. Sin embargo, nombró a una mujer como vicepresidenta de Asuntos de la Familia y la Mujer y a una ayudante de Derechos Humanos y Libertades Sociales.

Para compensar la falta de ministras, Raisi ordenó a sus ministros que emplearan a más mujeres en puestos directivos, con lo que el 25,2% de los puestos directivos de nivel alto y medio estaban ocupados por mujeres.

El Presidente electo Pezeshkian no ha mencionado a mujeres en su gabinete, así que está por ver cuántos puestos ministeriales ofrecerá a mujeres. Una cosa es segura: el número de ministras en su próximo gabinete será una prueba de fuego de su sinceridad en cuestiones relacionadas con la mujer, como el hiyab islámico o la policía de la moralidad, discutidas durante los debates presidenciales.

¿Nuevo presidente, nueva política exterior?

Durante su campaña, Pezeshkian expresó su voluntad de dar un giro a la política exterior iraní, revisar las relaciones con Rusia y restablecer los lazos con Estados Unidos. Incluso acusó a sus rivales conservadores de frustrar los esfuerzos por resolver el enfrentamiento nuclear entre Irán y Occidente.

Sus comentarios fueron inmediatamente contestados por Jamenei, que arremetió contra algunos políticos por “pensar que todos los caminos conducen a Estados Unidos, como si Irán no pudiera progresar sin aferrarse a tal o cual potencia”.

Talal Mohammad, especialista en estudios sobre Oriente Próximo afincado en Londres, no espera un gran cambio en el statu quo, especialmente en un futuro inmediato. Dice a The Cradle

El presidente electo no tiene autoridad para iniciar conversaciones con Occidente. Incluso si recibiera un mandato -lo que es improbable- tendría dificultades para cumplir las exigencias establecidas por los [países] del P5+1, en particular las de Estados Unidos.

Según Mohammad, otro quebradero de cabeza para el gobierno de Pezeshkian es la inminente presidencia estadounidense de Donald Trump y el regreso de su “política de máxima presión” respecto a Teherán.

En caso de regreso de Trump, podríamos asistir a una reversión de la dinámica Rouhani-Trump. Trump es conocido por su afinidad con líderes fuertes y autoritarios como Putin y Xi, y su enfoque tiende a favorecer el poder y la presión. Un presidente moderado con una postura más conciliadora, como Pezeshkian, probablemente se enfrentaría a mayores presiones y exigencias de concesiones por parte de Irán.

Con importantes cláusulas de extinción que expiran pronto y en enero de 2026, incluido el llamado “mecanismo de snapback”, Mohammad predice “una presión excesiva de Trump contra una administración iraní que prefiere el pragmatismo a la reciprocidad de la línea dura”.
El profesor de Ciencias Políticas Keyhan Barzegar, afincado en Teherán, matiza diciendo que, aunque el Consejo Supremo de Seguridad Nacional (CSN) de Irán y Jamenei determinan la dirección de la política exterior del país, el presidente sigue manteniendo cierta flexibilidad en estos asuntos, al igual que hizo Rouhani durante las negociaciones nucleares de 2015:

El presidente puede influir en cómo se llevan a cabo las negociaciones entre Irán y sus socios regionales o internacionales. Por lo tanto, Pezeshkian debe encontrar un terreno común entre las políticas trazadas por el SNSC y el método que su gobierno utiliza para aplicarlas.

Según Barzegar, “Irán se enfrenta ahora a grandes potencias que, o bien piden un precio elevado por transferir tecnología o invertir en Irán, o bien buscan una concesión de la parte iraní para eliminar las sanciones”. Además, aconseja a Pezeshkian que aumente la importancia estratégica de Irán en la región de Asia Occidental abogando por una política de “estabilidad [regional]” que pueda galvanizar rápidamente un amplio apoyo mundial:

De este modo, las potencias orientales y occidentales comprenderían la importancia estratégica de Irán y esta comprensión conduciría a una relajación de las sanciones o a un aumento de la inversión extranjera.

En su mensaje postelectoral, Jamenei aconsejó a Pezeshkian “poner su confianza en Dios y fijar su visión en horizontes elevados, siguiendo el camino del mártir Raisi”.

Teniendo en cuenta la postura del líder supremo, y a pesar de tener a su lado al ex ministro de Asuntos Exteriores Javad Zarif como señal al mundo y a los votantes nacionales sobre sus intenciones diplomáticas, Pezeshkian entiende casi con toda seguridad que su gobierno tendrá un espacio de maniobra limitado en la escena internacional. Por lo tanto, es probable que siga la política exterior trazada por el Estado y no la instada por su reputado asesor. 

.

Nota: Fereshteh Sadeghi – es periodista afincada en Teherán, especializada en política interior iraní. Anteriormente trabajó para la cadena iraní Press TV y la qatarí Al Yazira English.

.

.

.

.

Te recomendamos leer:

.

.

.

.


Seguinos en nuestro canal para ver noticias, documentales y peliculas:

Fuente e Imagenes tomadas de: Geopolitika.ru – Dr. Enrique Refoyo – thecradle.co/

Los artículos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben.

About Author

Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter