El conflicto de Ucrania salpica a África y al ingreso de Turquía en los BRICS

Diario La Humanidad – Información de Primera

Tras las declaraciones del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, a favor de que Ucrania utilice armas suministradas por países occidentales para atacar objetivos militares en territorio ruso, los países occidentales, uno tras otro, empezaron a conceder permiso a Kiev al respecto.

Cada día que pasa, el frente atlántico da nuevos pasos para aumentar la intensidad de la guerra e incluso ampliar su escala y geografía.

Europa se prepara para la guerra

El presidente francés Emmanuel Macron lleva mucho tiempo hablando de enviar tropas a Ucrania.

El mundo entero se enteró por las grabaciones de audio filtradas de que generales alemanes planeaban derribar el puente de Crimea.

Naturalmente, hay que suponer que existen muchos otros planes secretos que no se han filtrado.

Los países europeos multiplican varias veces sus presupuestos de defensa. En Alemania vuelve el servicio militar obligatorio. Incluso el ministro de Sanidad subraya que el sistema sanitario del país no es apto para la guerra, y que necesitan reestructurarlo.

En este sentido, el Reino Unido ya es el país líder en echar leña al fuego.

El intento de asesinato del Primer Ministro eslovaco, Robert Fico, y las amenazas similares contra el Presidente serbio, Aleksandar Vucic, que tienen políticas diferentes a las de Francia, Alemania y el Reino Unido sobre la cuestión ucraniana, demuestran que el proceso ha entrado en otra fase.

Sin articularlo con más ejemplos, lo que sí podemos afirmar con certeza es que Europa se prepara para una guerra y experimenta un rápido proceso de militarización.

La era atlántica está llegando a su fin

Para comprender este proceso, debemos examinar varios acontecimientos diferentes.

Empecemos por los hechos generales…

La hegemonía atlántica está en declive.

Por un lado, el centro de la economía mundial se está desplazando del Atlántico al Pacífico.

Con la pandemia y la guerra de Ucrania, todo el mundo puede ver que el sistema neoliberal está en punto muerto. El frente atlántico tiene deficiencias en casi todas las guerras que libra.

La agresión israelí ha fracasado frente a la resistencia palestina, ni siquiera las políticas genocidas pudieron quebrar la resistencia del pueblo palestino.

Occidente no pudo derrocar a Assad. Los planes occidentales en el Cáucaso Sur fracasaron.

En África están surgiendo movimientos independentistas basados en Estados. Iberoamérica no es diferente.

Los países del Golfo, como Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, no están cediendo a la presión de Estados Unidos. Están actuando en muchas cuestiones, como la militar y la de los precios del petróleo, no de acuerdo con los intereses de Washington, sino con los suyos propios.

Además, los países de todas estas regiones que están en el punto de mira del Atlántico, se están uniendo.

Asociaciones como la Organización de Cooperación de Shanghai, los BRICS y la Organización de Estados Turcos están cobrando fuerza rápidamente dando forma a un nuevo orden mundial multipolar.

Malas noticias desde el frente

Y el contexto de Ucrania…

Las sanciones económicas a Rusia no funcionaron. La economía europea sufrió, no la rusa. Al contrario, Rusia adquirió una oportunidad para romper con la dependencia occidental y centrarse en la producción nacional.

La contraofensiva ucraniana resultó ser un completo fracaso. Hubo un momento en que algunos en Occidente creyeron que el ejército ucraniano desfilaría en la Plaza Roja de Moscú.

Este fracaso en el frente también provocó grietas en el régimen de Kiev, que luchaba por el trono, y Occidente empezó a buscar alternativas a Zelensky. Además, el mandato de Zelensky expiró y perdió su legitimidad al no convocar elecciones.

En este periodo, asistimos a acusaciones entre los patrocinadores del régimen de Kiev, principalmente Estados Unidos y el Reino Unido. También se hicieron visibles los desacuerdos entre París y Berlín.

Sin duda, veremos grietas más profundas en Europa. Los gobiernos del viejo continente, que han adoptado una política de “Europa para EEUU” en lugar de una “Europa para Europa”, se enfrentan a objeciones sociales en casa.

Es inconcebible que los pueblos de Europa, que ya están pagando un precio económico, estén dispuestos a dar su vida en la guerra.

Todos estos acontecimientos crearían inevitablemente un sentimiento de pánico en Occidente. Harían todo lo posible por no perder la guerra.

Rusia parece estar preparándose para una ofensiva con la expectativa de hacerse con grandes ventajas en el frente. Occidente pretende disuadir a Rusia de ello. El atentado terrorista en el Ayuntamiento de Crocus pretendía distraer a Moscú desencadenando una perturbación interna para, de este modo, impedir una posible ofensiva. Todas las declaraciones procedentes de Occidente, desde el envío de tropas a Ucrania hasta la autorización del uso de sus armas en territorio ruso, están dedicadas a la disuasión.

Preparación para las próximas elecciones estadounidenses

También hay que tener en cuenta las próximas elecciones estadounidenses.

Todo el mundo ha empezado a hacer proyecciones basadas en el “regreso de Trump”. Quién llenará el vacío cuando Washington se retire a su propio continente, renunciando a la pretensión de “ordenar el mundo”. Macron se mostró muy entusiasta al respecto durante la primera era Trump, pero las cosas no salieron como él deseaba.

Cuando Biden llegó al poder, todas las potencias europeas aceptaron en silencio las directrices de Washington. Al fin y al cabo, compartían la misma mentalidad con Biden. Hoy, una vez más, los centros europeos debaten sobre la sustitución de Estados Unidos si éste abandona el escenario. Las fuerzas dispuestas a una nueva aventura en Europa se preparan para las próximas elecciones estadounidenses.

¿Va Europa de farol?

Nuestra conclusión de lo anterior: Hay faroles para frenar a Rusia, por un lado, y a quienes quieren convertirse en el nuevo “Hitler” dentro de la gran burguesía europea, por otro.

El conflicto de Ucrania se extiende a África

Para lograr estos objetivos, el frente atlántico también quiere ampliar la geografía de la guerra.

En realidad, ya lo han intentado varias veces en Moldavia o en los Estados bálticos utilizando la cuestión de Transnistria. Pero no funcionó.

Ahora hay movimientos en una geografía aún más lejana: África.

Ya hay un enfrentamiento en África. Los países africanos se están rebelando contra las políticas neocolonialistas de Estados Unidos y Francia y los están expulsando del continente paso a paso.

Rusia, China y Turquía son los pilares más importantes para los países africanos en esta lucha. Los tres funcionan como fuerza de contrapeso contra el neocolonialismo militar, económica y políticamente.

Ahora el frente atlántico pretende introducir un nuevo “jugador” en África.

Recientemente se han abierto nuevas embajadas ucranianas en diez países africanos (Costa de Marfil, Ghana, Ruanda, Botsuana, Mozambique, República Democrática del Congo, Sudán, Tanzania, Mauritania y Camerún). París, en particular, quiere compensar con esta medida su fracaso en el continente. Y para Ucrania, es una forma de pagar el precio de la ayuda que recibe de Occidente.

Incluso se reveló que fuerzas militares de los servicios secretos ucranianos combatían en Sudán. El objetivo era romper la influencia de Rusia en África.

Mientras Kiev envía tropas a África para la política neocolonialista de Francia, también intenta reclutar soldados de allí para luchar contra Rusia en Ucrania.

Por ejemplo, después de que Ucrania abriera una embajada en Costa de Marfil, país conocido por su apoyo a la estrategia de Francia, la prensa publicó un documento sobre el reclutamiento de voluntarios para unirse al ejército ucraniano. En Senegal, las autoridades senegalesas intervinieron y se impidió a los reclutadores ucranianos llevar gente del pais al frente contra Rusia.

Las embajadas ucranianas también están ejerciendo presión en favor de la “paz” occidental en África jugando la baza del “envío de grano”.

Dado que no cabe duda de que Ucrania también perseguirá la estrategia occidental en África, las actividades de Ucrania tendrán como objetivo no sólo a Rusia, sino también la lucha por la independencia de los pueblos africanos y, por tanto, a Turquía como uno de los apoyos importantes de esta lucha en el continente.

Pertenencia al BRICS: Contribución a la paz mundial

Los preparativos para la guerra en Occidente y los planes para trasladar el conflicto de Ucrania a África revelan claramente la amenaza a la que se enfrenta el mundo.

En un entorno así, el anuncio de Turquía de que quiere unirse a los BRICS reviste especial importancia.

La forma de evitar una guerra es la consolidación del poder por parte de organizaciones multipolares como los BRICS. La unificación del frente euroasiático es lo que puede disuadir a Estados Unidos y Europa de adentrarse en aventuras peligrosas.

Un BRICS fuerte e institucionalizado, una Organización de Cooperación de Shanghái fuerte, una Organización de Estados Turcos fuerte obligarán a Biden, Macron y Scholz a actuar con más cautela. De lo contrario, parecen dispuestos a apelar a todo tipo de métodos de violencia cuando perciben la más mínima debilidad en el bando contrario.

Al unirse al BRICS, Turquía haría una importante contribución a la paz mundial.

Turquía no debería buscar la “pertenencia al BRICS” como palanca para negociar con Occidente, como hizo en el pasado en diferentes cuestiones. Por el contrario, Turquía necesita dar pasos concretos lo antes posible.

.

.

.

.

.

Te recomendamos leer:

.

.

.

.


Seguinos en nuestro canal para ver noticias, documentales y peliculas:

Fuente e Imagenes tomadas de: Geopolitika.ru – Dr. Enrique Refoyo – unitedworldint.com/ – REUTERS (LR) El francés Emmanuel Macron, el alemán Olaf Sholz y el polaco Donald Tusk

Los artículos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben.

About Author

Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter