Cómo reaccionó la política brasileña al terrorismo bolsonarista en Brasilia

Diario La Humandad – Informacion de Primera

Desde las altas esferas del poder hasta las calles, la respuesta fue unánime: no retroceder en las conquistas de la democracia

El domingo (8), los ojos del mundo se volvieron una vez más hacia Brasilia cuando los bolsonaristas invadieron el Congreso Nacional, el Palacio del Planalto [palacio presidencial] y la Corte Suprema. Fotos de plenos destruidos, oficinas y obras de arte ilustraron el terror que asoló la capital federal una semana después de que Luiz Inácio Lula da Silva (Partido de los Trabajadores) jurara su tercer mandato.

Aunque las instituciones de seguridad pública del Distrito Federal no jugaron el papel esperado –y, por el contrario, fueron cómplices de la barbarie–, la respuesta brasileña, desde las cumbres del poder a las calles, fue unánime en defensa de la democracia.

24 horas después del evento, el presidente Lula se reunió con los 27 gobernadores, los presidentes de la Cámara y del Senado, miembros del Supremo Tribunal Federal (STF) y de la Procuraduría General de la República (PGR) en el Palacio del Planalto, en Brasilia, y afirmó que las instituciones brasileñas investigará y localizará a todos los que financiaron las invasiones extremistas.


En un discurso, Lula afirmó que todos los responsables de los actos terroristas ocurridos en Brasilia el domingo (8) / Ricardo Stuckert

“En nombre de defender la democracia, no seremos autoritarios con nadie, pero tampoco seremos condescendientes con nadie. Investigaremos y llegaremos a las personas que lo financiaron”, aseguró, en un discurso contundente. El mandatario también reforzó la defensa del sistema democrático en el país: “No vamos a permitir que la democracia se nos escape de las manos porque es la única oportunidad que tenemos para garantizar que esta gente humilde pueda comer tres veces al día o tener derecho a trabajar .

El presidente fue duro en su discurso sobre la colusión de los militares. “Todo el mundo aquí sabe cuántas personas fueron torturadas por no estar de acuerdo con el gobierno militar, y ahora la gente está llamando libremente a un golpe frente a los cuarteles y ningún cuartel hizo nada, ningún general se movió a decir ‘esto no puede pasar’. ‘, ‘está prohibido pedir esto’, ‘no vamos a hacer esto’. Daba la impresión de que había gente a la que le gustaba cuando el pueblo pedía un golpe de Estado”, declaró.

Al referirse a quienes continúan movilizándose contra la democracia, Lula recordó que no hubo una agenda constructiva. “La gente que estaba en las calles, en las puertas de los cuarteles, no tenía agenda de demandas”, dijo Lula. “Estaban en todos los estados a las puertas de los cuarteles, exigiendo ¿qué? ¿Pretende mejorar la calidad de vida de las personas? ¿Exigir más libertad? ¿Reclamando un aumento de sueldo? ¿Construcción de vivienda exigente? ¿Exigir una mejor producción agrícola en este país? No, exigían un golpe de Estado. Eso era lo único de lo que podías oír hablar”, dijo.

Lula también recibió la solidaridad de diferentes sectores por los ataques extremistas que conmocionaron al país el domingo (8). El encuentro tuvo como objetivo demostrar la unidad de todos los poderes en torno a la defensa de la democracia y contrarrestar las invasiones promovidas por simpatizantes del expresidente Jair Bolsonaro (PL), que vandalizaron los edificios del Congreso, el Planalto y el STF.
El peticionario recibió expresiones de apoyo incluso de nombres afines al excapitán, como es el caso de los gobernadores de São Paulo, Tarcísio de Freitas (republicanos), y del Distrito Federal, Celina Leão (PP), quien reemplaza al interino Ibaneis Rocha. (Movimiento Democrático Brasileño).

Paseo por la Plaza de los Tres Poderes

Después de la reunión, Lula invitó a todos los participantes a caminar por la Plaza de los Tres Poderes hasta el edificio de la Corte Suprema. El objetivo era que todos pudieran ver personalmente los destrozos causados ​​por los golpistas el domingo.


Lula desciende la rampa del Planalto junto a los jefes de los poderes del Estado, ministros del Supremo Tribunal Federal y gobernadores / MAURO PIMENTEL / AFP

Al final de la visita al STF, Lula dijo que todos están decepcionados con los hechos del domingo (8). “Esta plaza es un símbolo de Brasilia, un símbolo de nuestro sistema de gobierno y todos estamos decepcionados, frustrados, por no decir muy enojados con lo que pasó aquí. No nos daremos por vencidos hasta que sepamos quién es el responsable de financiar todo lo que ha sucedido en este país”.

“Sin amnistía”

Mientras se reunía la cumbre del poder en Brasilia, manifestantes salieron a las calles de todo Brasil y del exterior en defensa de la democracia y contra el ataque bolsonarista. La consigna que más se escuchó fue “no amnistía”. La demanda se dirige, en particular, a la rendición de cuentas del expresidente Bolsonaro por los crímenes cometidos durante su mandato. Los dos últimos días de su mandato ya los ha pasado en Estados Unidos, donde permanece al no tener ya un foro privilegiado.

El reclamo, ya expresado con fuerza por la multitud que asistió a la toma de posesión del presidente Lula, ahora gana nuevos contornos, con la exigencia de que se responsabilice a los golpistas, y especialmente a sus financiadores, patrocinadores y autoridades estatales confabuladas. Entre ellos, el gobernador del Distrito Federal, Ibaneis Rocha (MDB), destituido por 90 días de su cargo por el STF, y su exonerado secretario de seguridad, Anderson Torres. 

En la Avenida Paulista, una de las principales direcciones de São Paulo, se congregaron miles de personas, convocadas por los frentes Povo Sem Medo y Brasil Popular y por la Coalición Negra por los Derechos. Alrededor de las 8 de la noche, las cerca de 60.000 personas comenzaron a caminar hacia el centro de la ciudad, acompañadas de proyecciones en edificios con dichos como “no amnistía” y “atrás fascista”.


Proyección en el MASP repite consigna “no amnistía”, omnipresente en la manifestación / Gabriela Moncau

“Ya derrocamos a Bolsonaro en las urnas, derroquemos el bolsonarismo en las calles”, dijo un miembro de Uneafro al micrófono. En el carro sonoro frente al MASP, adornado, entre otros, con una gran bandera del Dr. Sócrates Brasileiro, estaban presentes parlamentarios de la Universidad Estatal de São Paulo (MASP). Sócrates Brasileiro, congresistas como Eduardo Suplicy (PT), Guilherme Boulos (PSOL) y Carolina Iara (PSOL) y activistas de movimientos como el MST [Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra], MTST [Movimiento de Trabajadores Sin Hogar], MNU [Movimiento Negro Unificado] y Unegro [Unión del Pueblo Negro por la Igualdad] se turnó para hablar en contra del intento de golpe y reafirmar la legitimidad de la decisión de las urnas que eligió al nuevo gobierno del PT.

Además de Brasil, se realizaron actos en Argentina, Alemania, Reino Unido, Francia, Suiza, España, Italia, Irlanda, Canadá, México y Estados Unidos.

“A partir de ahora vamos a la movilización permanente. Mañana a última hora de la tarde tendremos actos en defensa de la democracia y contra los criminales en varios lugares de Brasil. Además de la ofensiva judicial y policial tenemos la ofensiva popular”, dijo la presidenta del Partido de los Trabajadores, Gleisi Hoffmann.

Fuente: Brasil de Fato – Gabriela Moncau y Flavia Chacón -Thales Schmidt

.

.

Los artículos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben.

Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter