A lo largo de décadas el ser humano ha acumulado basura y residuos en el Ártico, a abandonado infraestructura y equipamiento que ahora se han convertido en un problema.

Ya sea por inquietudes personales o profesionales, cada año, voluntarios concienciados visitan esta gélida región para limpiar lo que antaño otros contaminaron y, así, asegurar que el lugar más virgen puro del planeta continúe siéndolo.

SUSCRIBETE A NUESTRO CANAL AQUÍ

Los artículos del diario La Humanidad son expresamente responsabilidad del o los periodistas que los escriben

About Author

Spread the love

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email
Facebook
Twitter